Más destinos: Nueva York - Londres - Barcelona - París - Italia

Catedral de la Almudena

La Catedral de Santa María de la Real Almudena es un templo cristiano que se ubica en el centro histórico de Madrid. El frente da hacia el Palacio Real. La fachada del crucero mira hacia la calle de Bailén, y el acceso a la cripta se realiza por la cuesta de la Vega, al final de la calle Mayor. Tiene una orientación norte-sur, fruto de su concepción como parte integrante del conjunto del Palacio Real.

Fotografía de la Catedral de la Almudena

Es un templo de 102 metros de longitud y 73 de altura. El elemento más llamativo del exterior de la catedral es la cúpula doble, gótica desde la vista interior y barroca desde el exterior. Hay doce estatuas que representan a los doce apóstoles,  San Felipe, San Bartolomé, San Mateo, San Simón, Judas Tadeo, Santiago Alfeo, San Matías, San Bernabé, San Pedro, Santiago Apóstol, San Juan y San Andrés. La fachada principal está formada por un pórtico con doble columnata, el piso inferior es estilo toscano y el piso superior jónico. Hay una imagen de la Virgen de Almudena y cuatro estatuas de los santos españoles, San Isidro Labrador, Santa María de la Cabeza, Santa Teresa de Jesús y San Fernando. La fachada que da a la calle Bailén es la que se utiliza para el acceso diario y tiene puertas de bronce. El interior del templo está realizado en forma de cruz latina. Tiene una nave central y dos laterales, un crucero con tres naves, una cabecera curva y cinco capillas. Fue consagrada por Juan Pablo II en 1993.

Iluminación nocturna de la Catedral de la Almudena

La construcción de la catedral data de los siglos XIX y XX. En realidad, desde 1567 en los tiempos de Felipe II que se tenía la idea de darle a Madrid un templo de gran importancia; idea que quedaba trunca ya que la ciudad no tenía diócesis. El 4 de abril de 1883 el rey Alfonso XII en unos terrenos albergaban a la iglesia de Santa María y fueron cedidos a la corona. Posteriormente se crea la diócesis Madrid-Alcalá. Los trabajos comenzaron por la cripta, construida en estilo neorrománico, con acceso por la calle Mayor cerca ya de la Cuesta de la Vega y que no se abrió al culto hasta 1911.  En esa misma época se levantaron los primeros pilares pero los trabajos quedaron prácticamente abandonados hasta 1950. El carácter del templo cambia entonces aunque se mantiene el estilo gótico del proyecto primitivo para el interior de la catedral, el exterior es neoclásico, integrándose con el Palacio Real. Las obras continuaron hasta su paralización en 1965, ante la falta de fondos y de apoyo del ayuntamiento. Transcurrieron casi veinte años hasta que, en 1984, se creó un patronato que consiguió el apoyo de instituciones públicas. Desde el 2005 funciona un museo.